Retour
FacebookTwitterYoutubeFlickrBlog Turismo de FranciaInstagramGoogle+
  • © Atout France / Palomba Robert

    Zoom

    Itinerario Picasso en La Provenza y la Costa Azul

    Itinerario Picasso en La Provenza y la Costa Azul

    ¡Ve tras los pasos de Picasso y visita un destino apreciado por los más grandes artistas!

    Una luz intensa, un estilo de vida agradable y unos paisajes mágicos: ¡La Provenza y la Costa Azul forman un paraíso artístico! Los ingredientes necesarios para alimentar el insaciable apetito creador y existencial de Picasso. Provenza y Costa Azul ofrece la oportunidad de descubrir un recorrido por estas tierras del sur en las que vivió Picasso durante varios años y falleció en 1973. Un itinerario a recorrer que sigue los pasos del artista.

    Este Itinerario que te proponemos es la ocasión de seguir los pasos del artista español, a través de visitas a los lugares que le inspiraron y en los que vivió.

    Sin necesidad de trazar cronológicamente el recorrido de Picasso, cofundador del cubismo, descubre la Provenza Costa Azul como él la amaba: rica en paisajes soleados por una luz intensa.

    El recorrido "Picasso en Provenza Costa Azul" comprende 10 etapas:


    Etapa 1. Aviñón 1914

    Picasso descubrió la ciudad de los Papas en 1914. Su historia, su cultura y sus numerosos museos le influyeron artísticamente. Fue una historia de amor con la Provenza que se inició en 1912, bajo el encanto estival de Sorgues en compañía de su amigo Braque. La riqueza que atesora la localidad es tal, que es fundamental visitar la que fue capital europea de la cultura en 2000. El Museo Angladon presenta dibujos de Picasso en su colección de obras maestras de los siglos XVIII, XIX y XX.

    Recomendaciones:

    • El Palacio de los Papas: el mayor palacio gótico de Europa, el único en ser construido para un papa, después del de Roma. Siete papas se sucedieron en él entre 1305 y 1378. El Patio de Honor acoge desde 1947 el festival de teatro creado por el actor Jean Vilar. Posibilidad de visitas guiadas. Más información: www.palais-des-papes.com
    • El puente Saint Bénezet: construido en el siglo XII y víctima en varias ocasiones de los caprichos del Ródano, es uno de los símbolos de Aviñón.
    • El jardín de los Doms: enorme roca caliza que domina todo Aviñón, fue la cuna de la localidad. En la actualidad es un lugar de paseo muy concurrido que alberga un gran estanque. Desde esta terraza que domina la ciudad, las vistas del Palacio de los Papas y del puente son increíbles. Má información en: www.palais-des-papes.com
    • La colección Lambert: este museo de arte contemporáneo, inaugurado en junio de 2000, acoge exposiciones de artistas americanos y europeos. Más información en: www.collectionlambert.com
    • El Museo Angaldon Dubrujeaud: situado en un palacete del viejo Aviñón. Los más grandes artistas de los siglos XIX y XX están representados en él. Van Gogh, Cezanne, Degas, Picasso, Modigliani… Más información en: www.angladon.com
    • El Museo del Petit Palais: alberga ricas colecciones de obras de la Edad Media y del Renacimiento. Más información en: www.petit-palais.org
    • El Festival de Teatro de Aviñon: la cita más destacada del verano. Este certamen dedicado a la creación contemporánea fue creado en 1947 y desde entonces su prestigio no ha dejado de aumentar. Más información en: www.festival-avignon.com


    Etapa 2. Ménerbes 1946

    Ménerbes es considerado uno de los “pueblos más bellos de Francia”.  El artista se enamoró de esta localidad del Luberon debido a una majestuosa casona, que fue el regalo de ruptura que hizo a la fotógrafa Dora Maar. Picasso se alojó allí en 1946 con su compañera de entonces, Françoise Gilot. Este pueblo típico de Provenza se alza en una roca abrupta que corona un magnífico valle.  Su notoriedad es bien merecida, y se inició en los libros de un visitante célebre, el escritor Peter Mayle.

    Recomendaciones:

    • El Parque Natural Regional del Luberon: el Luberon se extiende a lo largo de 80 km de este a oeste, de Cavaillon a Manosque. El Luberon, declarado reserva de la biosfera por la UNESCO, alberga numerosas localidades encaramadas a la montaña, como Ménerbes y Gordes, que figuran entre los “pueblos más bellos de Francia”. Posibilidad de realizar una visita en bicicleta siguiendo los caminos señalizados por el parque. Más información en: www.parcduluberon.com
    • Los ocres de Roussillon y Rustreles: apodado el Colorado de la Provenza, este lugar del Luberon atrae por su tierra roja y dorada, ¡un verdadero espectáculo visual! Más información en: www.roussillon-provence.com 
    • El pueblo de loss bories: estas viviendas de piedra seca construidas entre los siglos XIV y XIX están agrupadas en aldeas y son un magnífico testimonio del mundo campesino de la Alta Provenza. Más información en: www.gordes-village.com
    • Okhra, conservatorio de los ocres y pigmentos aplicados: antigua fábrica de ocre convertida hoy en lugar de visita donde podrá seguir las diferentes etapas de la extracción del ocre y su utilización. A realizar también: un paseo por el sendero de los ocres y visitar los talleres y exposiciones temáticas. Más información en: www.okhra.com
    • El Museo del Sacacorchos en Ménerbes: más de 1.000 piezas del siglo XVII hasta hoy a descubrir en el inmenso edificio de una propiedad vinícola. Más información en: www.domaine-citadelle.com


    Etapa 3. Les Baux de Provence  1959

    Encaramado en pleno corazón del macizo de los Alpilles, el pueblo de Les Baux-de-Provence tiene una belleza singular. Una amplia cantera de rocas de tonos calizos en la que están diseminados diversos edificios medievales, lo que le ha conferido un gran prestigio y le permite figurar entre los “Pueblos más bellos de Francia”. Una localidad en la que hoy se encuentra situada la Catedral de Imágenes.
    Este espectáculo visual rinde un magnífico homenaje al artista en 2009.  Picasso visitó numerosas veces este pueblo, habitual en los recorridos turísticos de la Provenza. Y fue testigo directo de sus primeros pasos en el cine de la mano de Cocteau. Picasso encarna a un pintor en el Testamento de Orfeo.

    Recomendaciones:

    • El pueblo de Baux-de-Provence: un lugar único, hecho de grandes rocas fragmentas dominadas por una ciudadela medieval. Esta antigua fortaleza, declarada uno de los “pueblos más bellos de Francia”, es muy apreciada por su belleza y su interés histórico. Más información en: www.lesbauxdeprovence.com
    • El valle de Baux-de-provence: el olivo es el rey y la aceituna célebre por sus cualidades gustativas. Una buena razón para prolongar la visita y detenerse en los pequeños bares de los pueblos de Eygalières, Mouriès, Maussane… Más información en: www.lesbauxdeprovence.com
    • La Montaña de los Alpilles: cubierto de olivares y viñas, el macizo de los Alpilles se extiende entre Salon y Tarascon. Un paisaje salvaje con un relieve abrupto que inspiró a numerosos artistas y que cuenta con una localidad de obligada visita, Saint-Rémy de Provence, donde Van Gogh pasó los últimos años de su vida. Más información en: www.saintremy-de-provence.com 
    • Yacimiento de Antiques y Glanum en Saint-Rémy de Provence: importante yacimiento arqueológico frente a los Alpilles. Destacadas ruinas romanas de una ciudad creada en el siglo IV a.C.. A ver el Arco de Triunfo y el Mausoleo que datan de la época romana. Más información en:  www.saintremy-de-provence.com


    Etapa 4. Arles  1957

    ¡Una verdadera perla de la historia de la Provenza! Arlés es una ciudad con un destacado pasado que se remonta a la Antigüedad, y cuenta con siete monumentos y lugares declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Elementos suficientes para suscitar la pasión de Picasso por ella. Esta localidad, que evocaba sus raíces españolas, le inspiró notablemente a través de su plaza de toros y sus corridas. Su pintura reflejó su apego por la ciudad a partir de 1960 y en especial a través del célebre cuadro l’Arlésienne. Una fascinación. A continuación, produjo toda una serie de retratos.Legó en vida 57 dibujos al museo que demuestran su cariño por Arlés. A su muerte en 1973, dos pinturas pasaron a completar la colección. A descubrir en el Museo Réattu, incluida l’Arlésienne (retrato de Lee Miller).

    Recomendaciones:

    • Los monumentos de la Antigüedad: a visitar el anfiteatro en el centro de la ciudad (hoy utilizado como plaza de toros) construido en el siglo I de nuestra era. Podía albergar a más de 20.000 espectadores. A visitar también: el teatro antiguo que data de los primeros años del reinado de Augusto, las termas de Constantino, importantes vestigios de termas del siglo IV, los criptopórticos del Foro y la necrópolis de Alyscamps. Más información: www.arlestourisme.com
    • El Museo del Arles Antiguo: una colección excepcional de vestigios y obras destacadas que narran toda la historia de la zona desde la Prehistoria hasta el Cristianismo, pasando por el periodo helenístico y la colonización romana.
    • El Parque Natural Regional de Camarga: la Camarga es una “isla” separada por los dos brazos del río Ródano. Esta tierra salvaje formada por marismas, lagunas y arrozales es única en la región. Es un espacio natural protegido que alberga una fauna y una flora excepcionales. Más información en: www.parc-camargue.fr


    Etapa 5. Aix-en-Provence / Vauvenargues 1958-1961

    ¡Aix-en-Provenza, la ciudad de Cézanne!. Su arquitectura barroca, tan característica de la Provenza, el murmullo de sus fuentes y las terrazas llenas de animación que rivalizan en belleza. A dos pasos, la Montaña Sainte-Victoire, tantas veces retratada por Cézanne, se extiende sobre Vauvenargues y puede admirarse a través de las ventanas de su castillo. El pintor compró la propiedad en 1958, como una huella pictórica de aquella que fue modelo predilecto de su maestro. Pablo y su mujer, Jacqueline, están enterrados allí.

    Recomendaciones: 

    • La Montaña de Sainte-Victoire: lugar predilecto de Cézanne. Situado al este de Aix-en-Provenza, un recorrido circular (de unos 75 km) permite conocer en coche el lugar y admirar la belleza del macizo bajo todas sus facetas. Más información en: www.aixenprovencetourism.com/aix-sainte-maison.htm
    • El encanto barroco de Aix-en-Provence: del estilo clásico al barroco más italianizante, Aix tiene mucho que ofrecer. Con sus fuentes cubiertas de musgo, sus terrazas del Cours Mirabeau siempre llenas de animación, sus mercados tradicionales y tiendas a la última, supone una etapa refrescante durante su visita a la Provenza.
    • El Museo Granet: instalado en el antiguo palacio de Malta, este museo es considerado uno de los más ricos de provincias. Allí pueden admirarse las obras de grandes maestros como Rembrandt, Rubens, Géricault, Ingres, Granet y Cézanne. Más información en: www.museegranet-aixenprovence.fr
    • El taller de  Cézanne: lugar de peregrinación para los admiradores del pintor, el taller le sumergirá en su universo íntimo. El artista natural de Aix realizó sus últimas obras en pleno corazón de este parque arbolado. Más información en:  www.atelier-cezanne.com
    • El Festival de Arte Lírico: certamen de ópera y música clásica creado en 1948 que se celebra cada verano en Aix-en-Provenza. Es uno de los grandes festivales líricos europeos, con una afinidad especial por las óperas de Mozart: al principio las representaciones se realizaban al aire libre, en el patio del antiguo Arzobispado, y hoy tiene lugar en diversos lugares de la localidad. Más información en: www.festival-aix.com


    Etapa 6. Saint-Tropez 1951

    La fama de este lugar elegante de la Costa Azul siempre ha atraído a las personalidades más en boga. Picasso fue una de ellas, claro está, y supo apreciar su ambiente estival. 1951 fue el año del despertar de su pintura sobre Saint-Tropez. Acompañado por su nueva musa, Geneviève Laporte, pintó una serie de desnudos en el apartamento de su amigo Paul Éluard. Baste recordar la Odalisca. El legendario puertecito ofrece todos sus encantos con la suavidad típica del Mediterráneo. Un ambiente muy representativo de las obras de los grandes artistas del siglo XX. Lugar de obligada visita, el Museo de l'Annonciade se centra en las grandes figuras del arte moderno (1890 - 1950). Pintores como Signac, Bonnard o Duffy están expuestos, así como su amigo Matisse que hizo descubrir Saint-Tropez a Picasso.

    Recomendaciones:

    • El puerto de Saint-Tropez: estrella del litoral, Saint-Tropez se encuentra situado en el corazón de un magnífico golfo que desde siempre ha atraído a pintores y escritores. En la actualidad, los miembros de la nobleza hacen su aparición en plena agitación estival. Más apacible en invierno, los visitantes acuden para pasear, apreciar su luz y su carácter pintoresco. 
    • La cornisa des Maures (de los Moros): balcón con un relieve abrupto, la cornisa des Maures ofrece unas vistas excepcionales del mar. Se impone realizar un paseo al jardín del Rayol que cuenta con más de 400 especies de plantas mediterráneas.
    • El Museo de l’Annonciade: principalmente orientado hacia el arte moderno, este museo expone a pintores de renombre amantes de la luz y seguidores del impresionismo y del puntillismo, como Signac, Seurat, Matisse… 
    • El pueblo de Ramatuelle: situado en pleno corazón de las viñas, alberga numerosas casas con flores y callejuelas sinuosas, algunas de las cuales terminan en pasajes abovedados. www.ramatuelle-tourisme.com
    • La cartuja de la Verne: en pleno corazón del macizo des Maures, aislada entre viejos castaños en medio de una grandiosa soledad, la cartuja de la Verne es un lugar maravilloso para apartarse del mundanal ruido. Posibilidad de senderismo y recorridos con bicicleta todoterreno. Más información en: www.collobrieres-tourisme.com


    Etapa 7. Cannes  1955

    1955 ofrece una nueva etapa en la vida de Picasso. ¡La maravillosa bahía de Cannes! Aquí, la Villa Californie (propiedad privada) se convierte en su nuevo oasis de vida y de creación. Las obras se suceden bajo los rasgos de las Meninas. Su taller, que domina el azul del mar, le ofrece un paisaje sumamente evocador: Cannes y su arquitectura elegante, sus palmeras y sus playas de arena fina, todos ellos testigos de la efervescencia aristocrática anglosajona del siglo XIX. Sin olvidar cada año el desfile de las grandes figuras del séptimo arte, con el Festival Internacional de Cine.

    Recomendaciones:

    • El Museo de la Castre: situado en los altos del viejo Cannes, en el antiguo castillo medieval de los monjes de Lérins declarado monumento histórico, este museo presenta colecciones de arte y objetos de Oceanía, del Himalaya, de las Américas, así como un fondo de antigüedades mediterráneas y cerámicas precolombinas de gran riqueza.
    • Le Suquet: antigua ciudad de Cannes con vistas panorámicas del puerto, la bahía y las islas. Sus calles pintorescas con casas pintadas de colores conducen hasta la explanada de la iglesia de Notre-Dame d’Espérance donde cada verano tienen lugar conciertos de música clásica en el marco de las Noches Musicales de Le Suquet. 
    • Las islas de Lérins, en la bahía de Cannes: un marco idílico con una naturaleza protegida. Dos islas por descubrir: la isla de Sainte-Marguerite con el Fuerte Real, que fue la residencia de la legendaria Máscara de Hierro, y la isla de Saint-Honorat donde se encuentra la abadía de Lérins y su comunidad cisterciense. Más información en: www.abbayedelerins.com


    Etapa 8. Mougins  1961-1973

    Mougins es un pueblo encaramado a la montaña con un encanto provenzal: allí fue donde el pintor falleció en 1973. Fue el último lugar de residencia y de creación de Picasso… También fue una referencia de su relación, de 1936 a 1939, con la fotógrafa Dora Maar. Su taller y su casa Notre-Dame-de-Vie (propiedad privada), inspiraron fotografías intimistas a Villers, Doisneau, Clergue. Ofreció también a Pablo la oportunidad de descubrir su interés por la fotografía. El Museo de la Fotografía cuenta con hermosos testimonios de ello que no hay que perderse. Como también hay que realizar una parada gastronómica…Un talento que ha dado fama a Mougins.

    Recomendaciones:

    • El Museo de la Fotografía de André Villers: situado en pleno corazón del pueblo de Mougins, este museo está dedicado a la fotografía y al retrato de artistas a través de las obras de su fundador, André Villers, que durante muchos años fotografío a Pablo Picasso y al mundillo artístic.
    • Restaurantes con estrellas en la guía Michelín: Mougins cuenta con mesas prestigiosas, como el "Moulin de Mougins" y el "Restaurant Candille", así como locales de menos renombre pero de gran calidad que acogen a los aficionados al buen comer alrededor de una cocina gastronómica, tradicional, provenzal o de especialidades. Más información en: www.mougins-coteazur.org
    • Destino por excelencia para practicar el golf: Mougins es una de las etapas obligatorias para todo aficionado al golf gracias a sus dos prestigiosos campos de golf: el Golf Country Club de Cannes Mougins y el Royal Mougins Golf Club.


    Etapa 9. Vallauris Golfe Juan  1947

    La Cerámica. Fue en Vallauris, pueblo de la alfarería, donde Picasso se apasionó por este arte. Más de 4.000 obras surgieron de su talento en el taller de Fournas. ¡Un trabajo magnífico!
    Parte de estas obras pueden admirarse en el Museo de Antibes, como su escultura L’homme au mouton que se encuentra en la plaza de Vallauris. No perderse:  La obra del artista La Guerra y la Paz (1955) instalada en la capilla del Castillo de Vallauris, museo nacional.

    Recomendaciones:

    • El Museo Magnelli, museo de la cerámica: el Castillo de Vallauris, del siglo XVI, alberga la muy importante donación del pintor Alberto Magnelli. Incluye varios destacados lienzos de sus lienzos, así como collages de diferentes materiales.
    • La tradición de la alfarería: Vallauris, que ha recibido el distintivo Ciudad y Oficios del Arte, está íntimamente relacionada con el oficio de la alfarería. De este modo, tanto ayer como hoy, se puede encontrar alfarería artística, piezas únicas, alfarería culinaria y numerosos objetos decorativos. Se organizan numerosas visitas para descubrir en los talleres las especialidades de los alfareros..
    • Napoleón en Golfe-Juan: todos los años, el primer domingo de marzo, se celebra la reconstitución histórica del desembarco de Napoleón en Golfe-Juan en 1815. El programa incluye un vivaque, una simulación de la batalla y un pueblo napoleónico
    • El Café Llorca: al pie de la escultura L’homme au Mouton de Picasso, en pleno centro de Vallauris, el célebre chef Alain Llorca (galardonado con varias estrellas en la guía Michelín) ha abierto su primer café, a la vez cafetería, pastelería y chocolatería. Propone una cocina tradicional durante todo el año en una sala decorada con obras del fotógrafo André Villers.


    Etapa 10. Antibes Juan-les-Pins  1946

    La alegría de vivir, una de las obras maestras de Picasso. Un soplo de felicidad… ¡Aquel que encontró en Antibes!. Por un lado el castillo Grimaldi –convertido en Museo Picasso– donde pintó impulsado por la gran dicha que le embargaba. Por otro, al pie del edificio, el mar Mediterráneo. Un motivo que representó de forma magnífica en sus obras. ¡A descubrir sin moderación! La ciudad, con una gran oferta artística y musical, atrae asimismo a numerosos aficionados al jazz.   Y qué decir de la belleza de las playas y de su prestigioso patrimonio: ¡una verdadera maravilla!

    Recomendaciones:

    • El museo Picasso: desde julio de 2008, el museo ha sido completamente restaurado en un nuevo conjunto arquitectónico. Invita a descubrir una colección única de obras (pinturas, dibujos y cerámicas) que Picasso realizó durante su estancia en Antibes. El museo dedica asimismo una parte de su espacio a las obras de Nicolas de Staël y una colección de arte moderno reúne obras de artistas pertenecientes a las grandes corrientes artísticas del siglo XX: Arman, Klein, Magnelli, Picabia… Más información en: www.antibes-juanlespins.com
    • Paseo en  Cap d’Antibe: el Mediterráneo, lujosas mansiones, palacios, una vegetación exuberante… El Cabo de Antibes, dominado por el faro de la Garoupe, invita a soñar y a pasear, bajo el sol de la Costa Azul. 
    • El Barrio del Safranier: las casas altas, las estrechas calles pavimentadas, el olor de las especias… Ese es el barrio del Safranier, símbolo del barrio provenzal donde se celebran fiestas tradicionales.    
    • Juan-les-Pins: de fama internacional, gracias en especial a su festival de Jazz, esta localidad costera es el paraíso de los bañistas durante el día y de los noctámbulos de noche.
    • Marineland: el mayor parque marítimo de Europa. No hay que perderse: el gran estanque de las orcas, los espectáculos de delfines y focas, el acuario-túnel de los tiburones, el estanque táctil de las rayas, la odisea de las medusas, los acuario y arrecifes tropicales... Más información en:  www.marineland.fr
 
 
    Etiquetado como Provence, Rutas y territorios

Qué ver

Alrededores